Conoce la marca de ropa para niños mexicana que incorpora tejidos tradicionales en piezas modernas y a sus cuatro fundadoras

Agua de Chile es una marca mexicana para niños creada por cuatro primas emprendedoras: Lorena Rivero Borrell Escobedo, actuaria de profesión, María Antonieta Escobedo Montaño comunicóloga, Andrea Burgos Escobedo diseñadora textil y Fernanda Escobedo Montaño publicista. Las cuatro comparten el amor por el diseño mexicano y las técnicas textiles tradicionales y buscan impulsarlas creando prendas y colecciones para bebés de 3 meses hasta 3 años. “Nos llenamos de orgullo ser ciudadanas de un país lleno de diversidad cultural que puedes ver por todas partes, en la comida, lenguas, artes, bailes y textiles. Nos llena nuestro pasado prehispánico y colonial, la sensibilidad artística de muchos mexicanos, la fortaleza de la mujer mexicana, los valores de miles de familias mexicanas, la espontaneidad y creatividad que tenemos para resolver las cosas” nos cuenta Fernanda sobre la esencia y el sello mexicano que tiene la marca.

La marca guarda una línea pulcra y sin saturar de siluetas simples adornados únicamente con algunos elementos bordados textiles que se crean en la comunidad de Puebla. Para esta empresa es muy importante lograr terminar con el concepto de souvenir: “La poca ropa de niños que tiene algún elemento de las técnicas textiles mexicanas es percibida como “muy folklórica”, “muy típica” y de “vestimenta de una única ocasión” así que decidimos revirar este concepto y crear una marca para bebés y niños con la que los padres se sintieran más cómodos, que fuera más moderna y de uso casual y que pudieran ponerle a sus hijos en cualquier ocasión y no únicamente en días festivos” explica Fernanda.

 

A continuación nos cuentan más sobre Agua de Chile en exclusiva para LOOK:

LM: ¿Cómo se fundó Agua de Chile?

AC: Comienza con la idea de hacer ropa para bebé, pues creemos firmemente que son ellos quienes se familiarizarán y contribuirán con el tiempo a la preservación de una de las tradiciones más características de nuestro país luciendo ropita moderna con un toque tradicional. Sin saber por dónde empezar, por coincidencias de la vida conocimos a Briseida Cravioto, una de nuestras principales artesanas, quien conoce a la perfección la técnica del bordado a mano sobre manta y cuadrille. Ella nos ayudó a realizar muestras de bordados y nos enamoró el arte que tenía en sus manos. Hicimos muestras sobre piezas que comprábamos ya hechas para darnos una idea de cuál motivo del bordado es el que más nos gustaba y después de varios intentos dimos con el que es hoy nuestro producto estrella. A partir armamos un equipo de artesanas que quisieran sumarse a este proyecto. Hoy en día damos trabajo a 10 artesanas de la comunidad que plasman en las prendas que diseñamos su conocimiento adquirido de generación en generación. El verdadero reto fue encontrar a maquiladores para realizar las piezas. Fueron más de 20
que se rehusaron a hacer el proceso tan complejo de ensamblaje. Hasta que en internet encontramos a una pareja que confiaron en nosotras y nuestro proyecto y llevaron a cabo el trabajo.

LM: ¿Cómo han ayudado a la comunidad de las mujeres que crean estos textiles?

AC: Desde que iniciamos el proyecto planteamos el cómo queríamos trabajar con las artesanas, platicamos con ellas para saber cuáles eran sus necesidades y conocimos a dos tipos de mujeres: las madres de familias que sus maridos trabajan en la capital y ellas se hacen cargo del hogar durante toda la semana lo que les dificulta conseguir un trabajo de tiempo completo y las mujeres que sí tienen un trabajo de tiempo completo pero viven lejos de sus casas y familias. Nos dimos cuenta que independientemente de la remuneración económica que les daríamos por el trabajo que harían también queríamos expresarles nuestro absoluto entendimiento y empatía con su situación. Pensamos en plantear una forma de trabajo que les ayudara. No tenemos talleres de bordado, ni horarios específicos de trabajo; ellas bordan en sus tiempos libres y bordan las piezas que puedan de acuerdo a sus actividades. Ayudamos entonces a que cuenten con un incremento en su ingreso familiar.

LM: ¿Qué es lo que más les apasiona de los textiles?

AC: Los textiles nos encantan pero lo que más nos apasiona son las técnicas que se han creado e implementado en todo el mundo para manipularlos, para crear y expresar contenidos. El arte de representar el pensamiento colectivo de una comunidad a través de hilos, el balance y equilibrio de colores que van dando sentido y personalidad a cada prenda, eso nos resulta apasionante. Valoramos increíblemente la técnica de bordado de la comunidad con la que trabajamos que consiste en darle un valor a cada cuadrito que conforma la tela, realizar un conteo y planeación mental de para transformar todos esos valores en las más bellas formas utilizando un solo hilo estambre que va recorriendo el camino de derecha a izquierda y de arriba hacia abajo.

LM: Guatemala también es conocida por la tradición de sus textiles, ¿alguna vez han visitado Guatemala o tienen planes de venir a conocer?

AC: No hemos tenido la fortuna de conocer Guatemala, pero sabemos que compartimos historias y antepasados, conocemos el trabajo extraordinario que también hacen ahí con los textiles y bordados. Nos sentimos cercanas a su país, hablamos el mismo idioma y no solo la lengua, sino en la forma de expresarnos, de percibir lo que nos rodea y la forma en la que lo plasmamos. Definitivamente uno de nuestros planes a corto plazo es conocer su maravilloso país y que Agua de Chile tenga la oportunidad de estar presente en Guatemala.

 

MUST HAVES

BODY PARA BEBÉ

Como toda mamá lo sabe los primeros años de vida de tu hijo, la prenda que más se utiliza es el body, y que mejor que tener la opción de y tener la opción de ponerle una prendita funcional, moderna, cool y con un toque tradicional.

PAÑALERA

De las 4 fundadoras de la marca hay dos mamás y sabemos lo indispensable que es tener una buena pañalera en donde te quepa todo para el bebé, sino también ya que se vuelve la bolsa de la mamá.

 

PLAYERAS

En Agua de Chile tenemos con diseños y motivos que elegimos específicamente para niños de 3 a 6 años de edad.

 

 

*Lee el artículo en la edición digital aquí: http://bit.ly/2ohYEo5

Fotografías: cortesía de Agua de Chile y servicios