Ácidas, tan ácidas como la limonada

 dentro de Mujeres, Must Read, Woman to Watch

Astrid Caballeros e Isa Valladares son ese par de amigas que todas quisimos tener en algún momento de nuestros años universitarios. Desenfadadas, libres, feministas, empoderadas, artísticas, y, quizá lo más importante, soñadoras.

 

Se conocieron antes de entrar a la Universidad, en el curso de preparación para los nuevos estudiantes de Diseño Gráfico. ¡CLICK! Y sus vidas se unieron. Ambas tenían la inquietud por la ilustración, la animación y les interesaba el desarrollo de la mujer en todos sus espacios. Ellas pertenecen a esa generación que nació con el “chip del feminismo” inserto. Con ganas de cambiar el mundo y actuar para que así sea.

 

Nos reunimos en La Tacita de Plata, en el corazón del Centro Histórico. Un café pintoresco y delicioso, espacio que reúne a oficinistas, artistas y toda clase de subculturas que convergen en la Sexta Avenida. Su look revela su profesión. Hablan con la frescura y el idealismo de la juventud. Cada vez que hacen referencia al colectivo que fundaron, se emocionan y las palabras fluyen como un arroyo cuya corriente arrastra ideas, proyectos y retos. En la siguiente entrevista no delimitaré qué dijo cada una, pues complementaban sus ideas, será la voz de la Limonada Bandida la que se escuche.

27_3

Sin nombre

“Cuando el proyecto empezó, el gremio era diferente. Para cualquier actividad llamaban solo a hombres o a las mismas dos o tres chavas. ¡Todas queríamos ser esas dos o tres chavas!”, cuentan Isa y Astrid. “Bueno, de fijo, debe haber más”, creían. Y se aferraron a la idea. En ese momento empezaba a latir el corazón del colectivo, pero no se había conformado como tal.

 

Gracias a un catedrático, conocieron a otra chica, Michi, y se enamoraron de su trabajo, pero no la encontraban en Instagram u otra red social. Ellas ya habían superado esa parte de vergüenza, donde nadie quiere darse a conocer y menos, subir sus ilustraciones. Las tres se reunían en la biblioteca a pensar qué hacer y cómo hacerlo. ¿Su deseo? Promover el trabajo de más ilustradoras. Desempolvar los proyectos de gavetas digitales y mostrarlos al mundo.

 

“Necesitamos un nombre, algo que nos identifique. Le dimos vueltas, pero no encontrábamos nada”. Tenían un listado de 5 ilustradoras conocidas y buscaban nuevas caras. Chequearon en la Universidad y encontraron, necesitaban esas manos para dar vida a su proyecto: Diosas cotidianas.

 

¿Qué clase de dibujo crees que tendría la diosa de los tutoriales, la diosa de los desvelos o la diosa de las playlists? La tarea estuvo a cargo de cada ilustradora seleccionada, debía interpretar el concepto bajo sus propias reglas, colores, líneas, estilo y comunicar a través de símbolos visuales. Todo listo, todo impreso, pero ¡Seguían sin nombre! Estaban invitadas a un programa radial para promocionar el calendario y aún no definían cómo llamar a su agrupación. “Sabíamos que el sabor del colectivo era ácido, ácido pero dulce. ¿Y qué es ácido y dulce? La limonada. Rematamos con bandida porque todas hacen lo suyo, buscábamos un espacio para que se tomara en cuenta a las mujeres. No significaba imponer el género sino estar al mismo nivel que los ilustradores: si contratan a 6 chicos para un trabajo, que contraten a 6 chicas también”.

 

¿Qué busca Limonada Bandida? No quiere más de lo mismo, busca concentrar mundos diferentes, funcionar como una plataforma y directorio de ilustradoras, dar a conocer el trabajo de todas. Para las integrantes desea ser una comunidad donde cada una encuentre retroalimentación, si a una le ofrecen un proyecto y no se adapta a su estilo, que sea capaz de recomendar a otra persona. “Aquí no existe un sentimiento de competencia, la idea es ayudarnos”.

27_2

Las luchas bandidas

Tres años han transcurrido y Astrid e isa comparen algunas de las luchas y retos a los que se ha enfrentado el colectivo:

 

No creemos en la exclusión

Luchamos por lograr la igualdad laboral: que tanto ilustradores como ilustradoras sean tomados en cuenta para un empleo. Actualmente nuestro colectivo cuenta con 26 miembros.

 

Retroalimentación

Convocamos ilustradoras con una trayectoria recorrida. No sabíamos si accederían, pero su respuesta superó nuestras expectativas y nos guiaron en caminos, para las que empezábamos, desconocidos.

Antes existía un problema: no había un espacio para recibir feedback del trabajo realizado. Fue lindo ver a personas con 10 años de experiencia en la jugada ofreciendo retroalimentación a personas que estaban iniciado, y viceversa. La convivencia ha sido importante, nos ofrece un sentido de pertenencia.

 

No hay rivalidad entre colectivos

Cuando conformábamos Limonada, otro grupo de chicas se unía: Niñas Furia. Entre nosotras no existe rivalidad, al contrario, nos fascina su trabajo y nos encanta que haya más espacios.

 

Puedo ser irreverente

Buscamos promover la idea que no por ser mujer debe ser una princesa, o rosadita. También puedo ser irreverente, ser voz en causas sociales, ejemplo para otras mujeres.

 

Desarrollar ideas

Deseamos mostrarle a las nuevas generaciones que pueden llegar a desarrollar la ilustración, que no deben tener miedo o vergüenza. Buscamos promover la confianza y que perseveren en su trabajo.

El colectivo crece, hay más integrantes para hacer más limonada. Sin embargo, aún esperan que se sumen mujeres indígenas o LGTBI+, después de todo la riqueza está en las diferencias. “Esperamos continuar con el proyecto, que todas pongamos nuestros conocimientos y experiencia para crecer juntas”.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

aflordepiel3
Artículos recientes

Empieza a escribir y presiona “Enter” para buscar

Look Magazine
error: Lo sentimos, el contenido no puede copiarse.