DESTINADAS

 dentro de Creatividad, Mujeres

Con personalidades distintas pero complementarias, Mari Coma y Gaby González tienen una misión en común: mejorar el servicio al cliente de la industria guatemalteca, un negocio a la vez.

Gaby González era una niña metódica, enfocada en los protocolos y la perfección. Su papá trabajaba para una multinacional y debían mudarse a diferentes países constantemente. “Desde los tres años nos marchamos de Guatemala. Considero que la experiencia me ayudó a elegir hotelería como carrera”, cuenta. Al graduarse del colegio se matriculó en Les Roches International School of Hotel Management, una de las mejores universidades a nivel mundial en su rama. Otro hecho marcó su historia personal, cuando cursaba los últimos años en el colegio, en Guatemala, conoció a una niña que iba un grado arriba, se llamaba Mari Coma y se hicieron buenas amigas.

Desde pequeña gustaba afianzar lazos con los demás, Mari Coma se sabe una persona extrovertida. “Mi mamá cuenta que desde bebé era amiguera, nunca fui tímida y tuve la oportunidad de asistir a campamentos alrededor del mundo a partir de los 11 años. Me gustaba interactuar con diferentes personalidades, conocer distintas culturas”, cree que desde ahí nació su pasión por el servicio. Estudió psicología, pero se dio cuenta que no gustaba de vivir en Guatemala, debía salir de su burbuja, continuar expandiendo su conocimiento sobre distintas culturas y negocios. Tenía 20 años, por su amiga Gaby, se enteró del programa en Les Roches y decidió matricularse. El destino las volvió a unir, esta vez como roommates.

dsc01897

Alrededor del mundo

Sentarse en pupitres durante semestres enteros no es el estilo de Les Roches, “una semana es de clases y otra de práctica. Inicias recogiendo basura, lavando platos y siendo mesera. En hotelería un gerente debe conocer todos los departamentos, empiezan desde cero, de lo contrario ¿cómo sabrán delegar tareas a un equipo completo si no lo hiciste antes?”, dice Gaby. De ahí la habilidad que tienen ambas de adaptarse a distintas áreas, personalidades y formas de ver la vida.

Cada una realizó pasantías en diferentes destinos: Bora Bora, Suiza, Roatán, Estados Unidos, Australia, por citar algunos. Transcurrieron cuatro años y se volvieron a encontrar en el emblemático Rosewood London. Dos años después, decidieron regresar a Guatemala, “trabajar en hotelería es duro por el horario, se descansa lunes o martes y las vacaciones no las puedes tomar en días festivos”, expresa Mari. Cansadas de trabajar para alguien más decidieron iniciar un proyecto “Destinadas”, porque en algún punto de sus vidas siempre coinciden. Al regresar notaron que el servicio al cliente (interno y externo) no es prioritario, hacía falta dar esa milla extra. Ambas opinan que “por lo general, a las personas solo les importan los números verdes y que el negocio sobreviva, no se dan cuenta que si crean una conexión con sus clientes o una experiencia obtendrán mucho más”. Una de sus metas es traer al país la mentalidad de Disney de servicio al cliente excepcional. También metodologías nuevas y frescas. No importa el negocio puede ser desde un hospital veterinario, una tienda de ropa, productos de maquillaje, ellas están dispuestas a apoyar cualquier industria.

dsc01943

Encuéntralas en redes sociales

Facebook: @Destinadas

Instagram: @destinadasgt

O al correo: [email protected]

Artículos recientes

Empieza a escribir y presiona “Enter” para buscar

Look Magazine
error: Lo sentimos, el contenido no puede copiarse.