“Nuestro propósito como Nico y Mia es “Acercarle el Mundo al Mundo”. Esto significa darle a los niños y sus familias la oportunidad de conocer otras culturas y países de una forma divertida desde casa o desde el aula. El juego está diseñado para incentivar la lectura, la creatividad y valores humanos. Queremos impactar positivamente la educación de los niños y la unión familiar al ser una opción divertida para tener tiempo de calidad en familia. Al comprender desde pequeños distintas culturas somos más abiertos y valoramos más la diversidad.”

Este es el sueño de Ana, quien en el 2015 decidió emprender la aventura de su vida, comenzar su propio negocio, integrando sus valores, sus pasiones y diversión. Antes de esto, Ana estudió Ingeniería Industrial, y un MBA con especialización en Estrategia y un Diplomado en Marketing Digital que la llevó a tener una vida profesional en el mundo del Marketing Estratégico, con 10 años de experiencia trabajando en dos empresas multinacionales, Procter & Gamble y Kellog. Donde desarrollaba variar marcas y categorías en Latinoamérica.

Debido al trabajo de su esposo, se mudaban de país cada 3 a 4 años por lo que Ana decidió adecuar su vida profesional para poder trabajar desde cualquier lugar. Hoy viven en El Salvador y viene a Guatemala cada dos meses. Es madre de un niño de 4 y una niña  de 1 año que solo la inspiran a seguir con su trabajo. Todos los días se levanta desde las 5:30 am para alistar a sus hijos para sus actividades diarias, luego hace ejercicios y a partir de las 8:30 am Ana encuentra algún café desde donde trabaja. Lo único que necesita para hacer su trabajo, nos cuenta, es “ mi computadora con wifi, mi cel y un buen café.” Las mañanas son su momento de mayor producción, y en las tardes a partir de las 4pm se dedica por completo a sus hijos, ya sea llevándolos a distintas clases o pasando tiempo con ellos. Ana nos cuenta que algo crucial durante su semana es dedicar un par de horas para aprender algo nuevo, “puede ser de temas laborales, de emprendimiento, hobbies o cualquier cosa que me de curiosidad saber más,” manteniendo así activa su mente y aprendiendo en todo momento.

El mundo corporativo, donde creció profesionalmente, le enseñó muchísimas cosas que ahora puede aplicar en su negocio propio, “de Procter & Gamble: el mercadeo estratégico, liderazgo, equipos multifuncionales y multiculturales y la ética profesional. De Kellogg: el balance trabajo-familia, y personajes infantiles.” Con todas sus experiencias profesionales y vivencias tomó la decisión de comenzar su negocio que satisficiera sus necesidades, cumpliera con sus sueños y pudiera aplicar sus conocimientos y pasiones, fue así como nació Nico y Mia. Enfocada en compartir con niños, otras culturas mostrando una de sus más grandes pasiones, viajar y explorar el mundo.

Esta pasión por hacer del globo terráqueo su campo de juegos y exploración, comenzó desde muy temprana edad ya que son pasiones que sus padres y abuelos compartían y le fueron inculcados. “Vengo de una familia de viajeros. Mis abuelos dieron la vuelta al mundo en 1965 y estudiaron Historia del Arte. Ellos nos enseñaron con su ejemplo a viajar y estudiar los lugares a profundidad antes de realizar el viaje. Mis papás, mis hermanos, mi esposo, mis hijos y yo: todos somos viajeros.” Y gracias a esto, Ana ha tenido la oportunidad de visitar 51 países, y fue esto lo que le provocó la necesidad de “compartir de una forma creativa lo que había aprendido de diferentes países y culturas.”

Cada vez que viaja, tal y como le enseñaron sus padres y abuelos, estudia detenidamente los lugares a los que viaja. Además que su familia es multicultural y trilingüe: en casa se habla español, inglés y francés todos los días, “criamos a nuestros hijos mezclando dos culturas distintas: la guatemalteca y la canadiense.” Fue esta multiculturalidad que la llevó a compartir la diversidad del mundo como un juego para niños que puedan compartir, jugar y aprender junto a sus padres.

Fueron todas experiencias que se fueron complementando y abriéndole el camino para esta nueva aventura, de la que Ana nos cuenta, “vivimos en un mundo globalizado. Un mundo que se volvió más pequeño y cercano; en el que viajar, conocer personas de otros países o emigrar es cada vez más común. Sin embargo, sabemos muy poco de otras culturas. Y esto limita nuestras oportunidades y nos hace más cerrados y con mayores prejuicios. Si desde niños estamos expuestos a conocer más de otros países y culturas, lo veremos como algo normal y valoraremos más la diversidad. De allí viene la idea de crear Nico y Mia. Poder acercarle el mundo a los niños de una forma divertida para que sean niños cultos, que valoren la diversidad y se desarrollen mejor en un mundo globalizado.”

Nico y Mia es un juego físico, interactivo y coleccionable, es un juego educativo para explorar el mundo desde casa. Los personajes, Nico y Mia, mágicamente viajan por el mundo y le envían a niños un kit del país que están visitando con: juegos de mesa, manualidades, postales, stickers para pegar en su mapa y pasaporte, souvenirs y mucho más.  Es la forma más divertida y emocionante de aprender historia, cultura y geografía. Está diseñado para niños de 5 a 10 años. Al iniciar con Nico y Mia, Ana hizo una extensa investigación de mercado y encontró varios insights con mamás y niños que moldearon el diseño del juego. Para las mamás, era muy importante que los niños aprendan mientras juegan. Les era frustrante que los niños perdieran el tiempo en actividades que no les dejan nada, como algunos programas de TV o videojuegos. Querían tener más actividades entretenidas para pasar tiempo de calidad con sus hijos y divertirse todos. Para los niños, su deseo más grande era que sus padres jugaran con ellos y les brindaran más atención. Por lo que el juego fue diseñado para incentivar la lectura, la creatividad, la unión familiar y valores humanos usando juegos de mesa, manualidades y actividades entretenidas para toda la familia. Todos se divierten y todos aprenden.

Un secreto para su éxito, es que no siente que esté trabajando sino que divirtiéndose ya que mezcló dos grandes pasiones con Nico y Mia, Mercado estratégico con viajes/cultura. Es por esto que nos cuenta que nunca sabe cuándo está trabajando y cuándo está de vacaciones. “Me apasiona la idea de poder impactar positivamente en el ámbito familiar y en la educación de los niños para que valoren la diversidad y abrirles la mente al acercarles el mundo. Me encanta transformar información que tradicionalmente se considera aburrida en elementos/juegos creativos y divertidos.” Ahora está incursionando en colegios de primaria y preescolares como una herramienta lúdica para el aula apegada a las destrezas del Currículo Nacional Base del Ministerio de Educación.

Por su labor, Nico y Mia, y Ana como la mente brillante detrás de este ingeniosos juego, ha sido reconocido por varias organizaciones y medios: En 2015 fue nombrada “Mujer Emprendedora del Año” por Women Entrepreneurship Day Organization. En el mismo año, Revista Crónica los incluyó en el ranking “10 Ideas para Reaplicar”. En 2016 Revista Win los incluyó en el ranking de “33 Emprendedores Millennial del año”, entre otros. Lo cual solo es una confirmación para Ana de ir en el camino correcto, trayendo a la vida su misión de “Acercarle el Mundo al Mundo”. Ana nos cuenta que en el futuro ve a Nico y Mia “trascender fronteras y estar distribuido en muchos países. Lo vemos como el souvenir ideal para niños cuando visitas un país, no solo para tener un recuerdo sino para aprender más sobre el lugar.”

Ana está logrando que los niños de hoy, no se limiten con prejuicios establecidos de diferentes culturas, sino que se abran a aprender cosas nuevas y fantásticas de estas culturas diferentes que nos pueden maravillar ya que al ser diferentes a la nuestra no significa que estén mal, sino que es algo nuevo que aprender, sirviendo así a otros con las capacidades que ella tiene, “trabajar es ser productivo y da la oportunidad de mejorar y aprender cada día, nos hace disciplinados y responsables. Es una forma de impactar positivamente al mundo y a los que nos rodean.”

Así como Ana impacta la vida de muchas familias a través de Nico y Mia, Ana fue impactada desde muy temprana edad por su abuela, una persona llena de vida, trabajadora, elegante, elocuente y con una memoria envidiable. Era escritora, dio la vuelta al mundo, hizo mucho servicio social y trabajó para empoderar a otras mujeres. Compartía las impresiones de sus viajes en sus libros. Algunos de los cuales llegaron a ser Best Sellers. “Creo que Nico y Mia es mi forma creativa de hacer lo mismo. Con ella aprendí que el éxito y la felicidad no son un destino sino el camino.” A sus 85 años la podían encontrar en la Universidad Francisco Marroquín estudiando Historia del Arte, un mes antes de fallecer, en una entrevista con un canal reconocido de TV compartió que su vida había sido plena y que hizo todo lo que soñó hacer, “¡ojalá todos tengamos el mismo privilegio!”

Además de su abuela han habido otras mujeres que le han eseñado lecciones de vida importantes, como por ejemplo en Procter aprendió “que los equipos diversos son más efectivos que los homogéneos y que todos podemos hacer lo que nos propongamos independiente de quienes somos o de donde venimos.” Además se relaciona y sigue a personas ‘más pilas y más exitosos’ que ella para aprender de ellos. “Soy parte de la comunidad de Women Entrepreneurship Day en la que 25 mujeres emprendedoras de Guatemala, todas rockstars compartimos experiencias y nos apoyamos. Te inspira ver lo que han logrado y siguen logrando y eso te hace crecer. Me encanta ir a conferencias y escuchar a personas contar sus historias y compartir su conocimiento. Y me encanta dar conferencias también.”

Su madre también ha sido un gran apoyo y modelo a seguir. “Nos guió junto a mi papá a que mis hermanos y yo seamos felices, trabajadores y agradecidos para alcanzar nuestros sueños. Somos una familia muy unida aunque vivimos en tres países diferentes. Mi mamá nos enseñó con su ejemplo que no hay limitaciones para hacer lo que uno sueña. Ella es una persona estudiosa, trabajadora, líder, amorosa y feliz.” Es con estos ejemplo que Ana encuentra la inspiración para continuar su camino con Nico y Mia, donde también busca apoyar a otras mujeres para seguir adelante y empoderandolas, “también es muy importante darle el ejemplo a nuestros hijos de que todos podemos tener las mismas oportunidades y que debemos valorar la diversidad no sólo de género sino cultural y de pensamiento.”

Si quiere conocer más sobre Nico y Mia puedes hacerlo en su sitio web www.nicoymia.com  o bien buscandolos en facebook o instagram como Nico y Mia.