Recorriendo México, produciendo la revista de abril y los spots más recomendados para nuestras lectoras

 

Es la primera vez que realizamos una producción completa de revista, desde fotografías, entrevistas, etc., fuera de Guatemala. Una experiencia que sin duda ha sido de las mejores en nuestros cinco años desde que se lanzó la primera edición. Desde que comenzamos la planificación, sabíamos que el lugar para realizar esto tenía que tener varias características que respondieran a un sentido: nuestras lectoras guatemaltecas. Necesitábamos ir afuera para conocer otras historias que presentarle a la mujer de Guatemala y darle un giro y dirección más clara.

Así que luego de una decisión entre las directoras, la opción clara era México. Nuestro país vecino que posee ciertas características distintas a Guatemala, y sin embargo compartimos muchas similitudes. Esto era un factor clave para mostrarle a nuestras lectoras y que se pudieran sentir identificadas con la edición que estábamos a punto de crear. Desde el idioma, la cultura, las ciudades y la selva, hasta la similitud en el mercado y la industria de la moda, que si bien es cierto nos llevan algunas ventajas, era nuestra intención mostrar que no estamos tan lejos en Guatemala, y si algo podemos aprender de los mexicanos, es el valor y el amor que le dan a lo suyo, ese sentimiento patriota que apoya los productos, el turismo, la economía, etc., de su propio país.

El viaje comenzó un jueves por la tarde noche, llegando a Tulum casi a la media noche, donde nos topamos con la primera sorpresa: nada de comer estaba abierto. Así que encontramos apenas una taquería, y allí disfrutamos de nuestra primera comida en México, cansadas luego de haber trabajado todo un día en Guatemala y embarcado el avión para finalizarlo. Tulum es una ciudad que busca nutrirte, encontrar la felicidad y tu verdadera esencia. Es una energía femenina que busca el equilibrio y estar en paz contigo misma.

Empezamos a producir desde viernes a las 5 a.m., terminamos aproximadamente el día miércoles de la semana siguiente. Seis días para crear lo que normalmente hacemos en un mes. Fueron tres producciones grandes, cinco entrevistas para video y grabando la experiencia completa durante 24 horas. Realizar esto en un país extranjero, donde no conocemos los lugares, sin mucho control sobre lo que ocurría a nuestro alrededor, yendo y viniendo con equipo, ropa, joyas de diseñadores guatemaltecos, mexicanos y clientes nuestros, zapatos y maquillaje, todo metido en las maletas, viajando en una Suburban o subiéndonos en algún avión.

Desde que iniciamos la planificación sabíamos que iba a ser una locura, y por eso mismo tratamos de organizar hasta el ultimo detalle, y aun así no es suficiente porque en producción si de por si a veces hay que improvisar, aún más en una producción como esta.

El primer día en Tulum sacamos todas las prendas y ordenamos todo conforme a los LOOKS que habíamos previsto, haciendo match entre modelo y ropa. La primera sesión de fotos fue en un lugar mágico que habíamos soñado con utilizar desde que lo vimos. Es en Yucatán en un área cerca del río Lagartos llamado Las Coloradas, una reserva natural de la biósfera Maya, donde vas a encontrar diversidad de animales como los flamencos y en donde encuentras lagunas rosadas. Estas lagunas son el producto de lavar la sal que se extrae de allí, sin embargo no le quita la belleza a la Laguna Rosada. Existen otras que reciben este tono por los microorganismos y la concentración de sal. Es un lugar en donde no hay resorts y es lindo adentrarse en esa atmósfera de tranquilidad y paz. Sabíamos que para encontrar buena luz y para que nos diera tiempo teníamos, que estar entre las siete y las ocho de la mañana allí, que queda aproximadamente a tres horas de Tulum. Logramos salir a las cinco de la mañana, comenzando con los contratiempos y anécdotas que más adelante nos parecían chistosas, ¡nuestra modelo se quedó atrapada en el baño durante dos horas! La puerta se quedó trabada por alguna razón y no fue hasta que el dueño del apartamento nos dio permiso que pudimos patear y abrir la puerta para dejar salir a nuestra modelo. Aún así logramos salir a las cinco de la tarde.

Cuando llegamos era un lugar espectacular que no te imaginarías cuando ves todos los flamencos en el agua, ese color rosado de su plumaje, más el agua rosada, era evidente que elegiríamos un outfit en esa paleta de color, ya que nos sentíamos inspiradas. No cabe lugar a dudas que la modelo perfecta para esta producción fue Chelsea Weiman (Argentina) de Contempo Models. Ella se adaptó totalmente con la mejor actitud profesional y se sumergió en la experiencia. Se miraba increíble, cada vestuario de diseñadores guatemaltecos y algunos internacionales, todo en tonos rosas o piel para que se uniera a los colores del lugar. Fue increíble verla trabajar. Al terminar la sesión, manejamos hasta Cancún para dejar a nuestra modelo en el aeropuerto y tomara su vuelo hacia CDMX. Allí fuimos al Beach Palace a disfrutar de una tarde relajada, con comida, bebidas y playa, un descanso perfecto para esas primeras 24 horas de locuras.

El segundo y tercer día se produjo en Tulum, un lugar que aunque está cerca de Cancún y Playa del Carmen es muy distinto, tiene un aire de tranquilidad, lujo y hippie chic, en donde puedes caminar por muchas tiendas y boutiques exclusivas con vestidos lindos. Todo el lugar respira una energía positiva que te envuelve, todo gira en torno a encontrarte a ti mismo y al wellness. Existen lugares como el Bikini Boot Camp de Amansala Eco-Chic Resort + Retreat que te ofrecen diferentes paquetes para tener un cuerpo tonificado. También puedes ir a cenotes, nosotras visitamos el Gran Cenote, donde encuentras tortugas nadando a tu lado; y también puedes visitar las ruinas de Tulum.

Uno de los elementos más importantes para nosotras allí fue experimentar los lugares y el estilo de vida para poder transmitirlo. Visitamos el increíble Eco Resort & Maya Spa Azulik en donde se ha visto a Leonardo DiCaprio disfrutando de sus playas y en donde usar ropa es opcional. Todo lo que abarca el hotel, desde las botellas de agua de vidrio, la comida, y los materiales que utilizan para el masaje frente al mar son naturales y orgánicos.

Tiene una fuerte unión con la cultura Maya, así que cada masaje tiene una referencia a los rituales espirituales Mayas e incluso puedes tener una experiencia especial en un temascal y remedios naturales ancestrales. Allí probamos los masajes, disfrutamos de la playa, donde nos enteramos que el usar ropa era opcional y luego fue momento de salir a las calles a conocer y caminar. Comimos unos deliciosos tacos y helados naturales que tanto nos habían recomendado; y en la noche fuimos al Papaya Playa Beach Club donde probamos las mejores Margaritas.

A la mañana siguiente salimos con el objetivo de ver la moda de Tulum, en una calle completa encuentras las tiendas llenas de diseñadores mexicanos, muchos utilizan telas recicladas y naturales para crear sus diseños. En esa misma calle encontramos la tienda KM33, de nuestra querida Sara Galindo y su socia Beatriz Enríquez, la cual nos enamoró más del diseño mexicano y latinoamericano, e incluso encontramos un chaleco creado por un artesano de Guatemala. Es esa experiencia de encontrar tesoros que nos dejan maravilladas. Cerramos el día con un viaje por bicicletas y luego para descansar, ordenamos una pizza al apartamento mientras hacíamos la elección de fotos.


Los siguientes días viajamos a CDMX, que nos recibió con su tráfico y un poco de locuras, pero que fue una fuente de inspiración abundante, entre edificios, arquitectura, arte, cultura, alta cocina, etc. Aquí fue donde se hicieron más producciones. El primer día nos dirigimos a los show rooms de los diseñadores que habíamos contactado previamente para sacar la ropa que utilizaríamos en las sesiones de fotos. Nos dividimos, Andrea y Gaby iban y venían para sacar la ropa, y Mónica maquillaba y Angie tomaba las fotos, produciendo en las calles con tres modelos súper divertidas e increíbles: Anna (Nueva York), Rosmary (Venezuela) y Laura (Venezuela) todas de Contempo Models. Se disfrutaron las calles de la ciudad y realmente mostraron lo que puede ser una mujer ya sea local o internacional en esa ciudad. Una mujer sensual, interesante y luchadora. Fue lindísimo trabajar con ellas entre fotos y boomerangs cada una de distinto país unidas a México. En CDMX pudimos entrevistar a Sara y Beatriz para uno de nuestros videos sobre las mujeres emprendedoras. A Sara la grabamos en un apartamento en Santa Fe, en donde la grabamos y le preguntamos varios detalles importantes de la vida de la mujer en México.

Luego tomamos las siguientes fotografías con Ovo (Holanda) e Itzar (México), de New Icon Models, para el shoot más grande de todos, en lugares mágicos con una arquitectura de ensueño como lo son los espacios de Luis Barragán, icónicos de México y donde se han hecho campañas para grandes marcas como Michael Kors y Louis Vuitton; así como también visitamos el área de Coyoacán y la casa de Frida Kahlo. Ambas modelos pudieron reflejar la esencia latina dentro del lugar y las prendas y es una sesión súper vibrante y quizás mi favorita de todas por lo divertida que fue. Desde tener Héctor nuestro chico de Uber junto a nosotras todo el tiempo con el closet en el baúl del carro, hasta comer en un delicioso restaurante en medio de Coyoacán con comida mexicana, hasta estar caminando en esas calles con colores y ambiente impresionante.

En México nos hospedamos en la casa de una amiga, Giselle, y fuimos a cenar a un restaurante delicioso que se llamaba Porfirio’s, donde probamos unos deliciosos macarons. Durante el viaje habíamos intentando mantenernos orgánicas y comiendo saludable, así que al día siguiente almorzamos en un lugar que se llama Cosecha Verde. El último fue el día de gastronomía en México, tomamos fotos y videos de dos maravillosos restaurantes los cuales nos transportaron con sus sabores internacionales y mexicanos. El primero fue Estudio Millesime en el Saint Regis, con unos sabores de primero mundo que están cambiando el paladar de México y sus platos fueron diseñados por una chef mexicana. Este se enfoca en las cenas empresariales y en la privacidad, por ser un restaurante clandestino.

Realmente fue una semana de producción increíble desde que subimos al avión hasta la última foto y video y esperamos que todos puedan disfrutarlo tanto como nosotros lo hicimos. México es un país impresionante que tiene mucho que ofrecer para el turista, no importa la forma en que lo visites, si es a la playa, la selva, la ciudad moderna, prehispánica o colonial, definitivamente es un destino que debe estar en tu lista de viajes. El segundo se llama Pehüa, el cual tiene un enfoque en desarrollar las habilidades de las mujeres, quienes producen los productos son mujeres y quienes los cocinan también.

Definitivamente México nos dejó un sabor distinto, una mirada hacia el lujo desde otra perspectiva, una vida cosmopolita y un insight a cómo la industria de la moda está cambiando y puede desarrollarse en Guatemala siguiendo el ejemplo de nuestro país vecino.