¿Un genio nace o se hace? Para Emiliano Manuel ninguna de las dos. Él tiene su propia teoría al respecto y la compartió en el escenario de CreativeMornings. Para él, el secreto de la genialidad recae en algo totalmente diferente.

Emiliano Manuel, o Emi, como lo conocen comúnmente, es un artista de 20 años de edad. Desde los dos años de edad su mamá le dio un lápiz y desde entonces no ha parado. Pero además, el joven artista es un líder comprometido. Él está convencido que ser un agente de cambio puede generar un impacto positivo en la sociedad. Es por eso que forma parte de distintas iniciativas como TECHO, Movimiento Pandillas de la Amistad y VAHO. Esta última es una plataforma de arte cuyo fin es promover eventos culturales y artísticos para acercar el arte a las personas e impulsar artistas emergentes.  

Al hablar de genialidad, la pregunta que ha intrigado a la humanidad es: ¿qué es un genio?. Un genio ha sido considerado un ser “sobrehumano”, por eso muchos aluden a que ser genio es un don que se trae. Otros piensan diferente, como el músico Mozart. “Para Mozart es el amor lo que hace el genio” dijo Emiliano, “pero yo les digo que no es el amor lo que hace un genio, sino que es la desobediencia” finaliza.

Para ilustrar al respecto, Emiliano habló de dos artistas, Andy Warhol y Damian Hirst. Ambos son controversiales por haber roto los estereotipos de su época. Nunca trataron de acoplarse a las normas convencionales, sino que crearon las propias. Por ello, hoy Andy Warhol es considerado una de las figuras más importantes del arte del siglo XX, mientras que Hirst es un ícono de la escena artística del Reino Unido y el artista más rico en la historia de dicha región. Ambos lograron lo que lograron porque fueron desobedientes. 

“Pero no se trata de ser rebeldes sin causa” explica Emiliano. Para él se trata de un concepto que llama “desobediencia racional”. Esta es aquella desobediencia en la que “se obedece a nuestra voluntad y valores” dice el artista. A lo largo de la historia podemos ver ciertos avances de la humanidad que han sido consecuencia de un acto de desobediencia racional. Por tanto, la desobediencia racional no es solo desobedecer, sino que proponer nuevas soluciones a las problemáticas diarias de la vida. “Esa es la actitud fundamental de un genio: la desobediencia y la creación de nuevas soluciones” dice Emiliano.

Según Emiliano, cualquiera puede ser genio. Lo único que necesita es combinar algunos de tres factores: (i) tendencia biológica –la carga genética que heredamos y definen cómo somos-, (ii) un entorno que nos estimule y (iii) voluntad y determinación para lograr lo que queremos. Es difícil combinar estos factores, requiere trabajo duro, una fuerte voluntad y mucha desobediencia racional, pero las herramientas están al alcance de cualquiera. En palabras de Emiliano: “si a partir de hoy, no empiezan a ser genios, es porque no quieren”.

“¿Cómo pueden ustedes ser genios? Todos pueden ser genios, pero si no tienen una habilidad innata, rellenen las otras dos. Sumérganse en un entorno que los nutra, que los haga crecer. Tengan una voluntad fuerte, una voluntad que aguante con todos los golpes, incluso los de ustedes (…). Si tienen la habilidad innata, el contexto que los nutre, pero no tienen ganas, ¿qué están esperando para agarrar las ganas?”

En el mes de Septiembre la plática fue de COMPASSION, que fue impartida por: Juan Carlos Molina. No te pierdas en nuestra próxima edición con lo más importante de la misma.