SIENDO LA MÁS PEQUEÑA DE 3 HERMANOS, CASADA DESDE EL 2008 Y CON DOS INCREÍBLES HIJOS, CLAUDIA NOS CUENTA UN POCO DE SU VIDA PERSONAL, GUSTOS Y SU ÉXITO LABORAL.

Le encanta el blanco porque lo asocia con claridad y pureza, es una ávida lectora quien se encuentra leyendo “Guatemala, La Historia que Vivimos” por Carlos Sabino y “Raising an Emotionally Intelligent Child” por John Gottman y Daniel Goleman.

Su día  inicia a las seis de la mañana cuando suena el despertador. Alista a los niños para ir a estudiar y los deja en la parada del bus. Luego, toma un tiempo para ella misma y va al gimnasio, hace yoga o sale a correr.

Le gusta regresar de su ejercicio para leer los periódicos, se alista y desayuna para luego salir al trabajo. En su tiempo libre, le gusta leer y cocinar.

Con una preparación ejemplar en su educación, Claudia nos cuenta que fue a la Universidad de Pennsylvania, en Filadelfia, y estudió Ciencias de la Enfermería con concentraciones en Psicología y Nutrición. Luego estudió un Doctorado en Salud Pública en la Universidad de Massachusetts. Y por el momento, está cursando un Masters in Environmental Economics en la Escuela de Negocios de la Universidad Francisco Marroquín.

Claudia comenta que fue a los 17 años, mientras elegía cursos para la universidad en la sala de su casa con ayuda de su padre, que notó que tenía un gran interés por el bienestar de las personas.

Habiendo enfocado sus estudios en ramas de salud, Claudia explica que su conocimiento médico, desde una perspectiva sistémica, le ha ayudado a impulsar proyectos y contribuir a la compañía en la que trabaja: Grupo Pantaleón. Desde el 2013 y con el puesto de Gerente de Desarrollo Responsable, Claudia ha logrado consolidar el pilar de sostenibilidad que en Pantaleon integra la seguridad y salud de las personas, el cuidado por el medio ambiente, y las relaciones con la comunidad, todo bajo el respeto por los valores éticos.

A simple vista, se nota que Claudia es una mujer que da el máximo en su trabajo, es apasionada:

“Sé que detrás de los proyectos que impulso hay personas que se ven beneficiadas. Sea en el ámbito de salud y seguridad, en el comunitario o en el ambiental, las decisiones que toma la empresa para atender las externalidades que genera, cambia la vida de las personas que trabajan en la compañía o que viven en las comunidades que rodean las operaciones. Frecuentemente, me toca viajar y estar lejos de mis hijos. Es un gran sacrificio. Por trabajar, en ocasiones recibo la mirada maléfica insinuando ¿cómo es posible que no dedique el 100% a sus hijos? Esto me ha conllevado a cuestionar por qué hago lo que hago y a qué quiero dedicar mi tiempo. Sé que tengo la capacidad de contribuir a este mundo de forma positiva. Los últimos meses los he dedicado a dos temas específicos: la ética empresarial y la salud ocupacional. Saber que detrás de estos temas hay personas cuya vida puede ser influenciada me da una gran satisfacción personal.”

Definitivamente, Claudia tiene la habilidad de escuchar y hacer las preguntas adecuadas en el momento preciso. Esta cualidad la cataloga ella como una ventaja para poder hacer un trabajo de mayor  impacto.

Menciona que más que logros, los errores son los que la han definido.  Ha aprendido a tener mayor conciencia o “awareness” sobre su ser, transformar sus patrones, y a tener compasión por sí misma y los demás. Cree que este proceso de aprendizaje nunca termina y comparte que para ella, tomar responsabilidad, mantener la fe y crecer en el amor son fundamentales para tener una vida bien encaminada.

Agradece el apoyo que su esposo, sus padres y su hermana le han brindado a lo largo de su vida porque ha sido de importancia para siempre poder seguir superándose, y al mismo tiempo crecer en familia.

Al preguntarle a Claudia sobre el rol de la mujer en su ámbito de trabajo nos cuenta su opinión:

Debido a que en el sector agrícola a nivel mundial trabajan pocas mujeres, y en especial, en posiciones de liderazgo, más han sido hombres quienes me han ayudado a salir adelante en el ámbito laboral. Estos han creído en mí, me han otorgado responsabilidad, me han enseñado, y sobre todo, me han guiado. Con ellos, estoy eternamente agradecida. La pregunta me hace pensar en la falta de mujeres que existe en el entorno para fungir un rol de mentoría y de “peer support”. En Guatemala no existen muchas mujeres en posiciones de liderazgo a nivel corporativo, tampoco en el sector público. Intuitivamente, sabemos que ver a mujeres de “role models” hace una enorme diferencia en las jóvenes. Entonces, debemos trabajar en incrementar el porcentaje de mujeres en posiciones de liderazgo para que puedan servir de apoyo y guía a las jóvenes que están entrando a la fuerza laboral.”

Si quieres conocer más a Claudia Asensio, recientemente, creó un espacio en donde publica sus pensamientos: www.claudiaasensio.org