Frances Ingouville, Claudia de Dougherty y Paulina Dougherty Tejiendo un legado familiar a través de Grete Knitwear

Frances Ingouville, Claudia de Dougherty y Paulina Dougherty son tres mujeres con mucha pasión por lo que hacen. Cada una con habilidades y talentos distintos, que comparten una conexión única: su legado familiar y sus valores, lo cual las llevó a emprender juntas Grete Knitwear.

“Para nosotras el nombre Grete es muy especial, pues era el nombre de mi mamá, en quién nos inspiramos para crear la empresa”, comentó Frances.  “Y con solo escucharlo y decirlo, le damos un lindo homenaje a ella, a quien le dedicamos nuestro trabajo todos los días”, cierra Paulina.

Fue así como nace Grete Knitwear, una empresa familiar conformada por abuela, hija y nieta, que se dedica al diseño y producción de tejidos suaves, de alta calidad y fácil cuidado.   “En Grete Knitwear nos inspiramos en ese legado familiar, que fue transmitido de generación en generación, para compartir más allá de un tejido, momentos compartidos y de conexión que se crean en cada persona que usa nuestros productos”.

Incluso el logo fue pensado específicamente para transmitir esos momentos únicos que se viven en familia y en la historia que mueve a estas mujeres a formar la empresa, “Nuestro logo se inspira en el nudo celta – sin principio y sin fin – y representa a cuatro mujeres que se entrelazan para formar una unión – un tejido. De cierta forma, cuatro generaciones de mujeres están representadas en nuestra empresa”, comparte Paulina.

Las bases de este emprendimiento se han construido a través del trabajo de tres generaciones que se inspiran en quien les transmitió el amor por lo bien hecho y el tejido suave: Grete, la bisabuela.

ALL ABOUT THEM

Frances, madre de Claudia y abuela de Paulina, es una mujer positiva y con mucho talento y amor por el tejido. Aprendió a tejer a la edad de 7 años y, desde entonces, desarrolló su pasión por hacer las cosas siempre bien y con amor.

Frances está encargada del área de diseño, producción y calidad de la empresa. Como psicóloga, le encanta ayudar a las personas a desarrollarse y vivir plenamente, por lo que también da talleres de psicología en Arteterapia y Focusing. “Lo que me gusta de mi trabajo, es que puedo combinar ambas pasiones: el tejido y la psicología.  Me encanta ver cómo se crea una conexión entre el bebé, su mamá y la suavidad de la colcha, en tantos momentos compartidos que le dan seguridad al niño. El contacto con texturas suaves en el futuro le brindarán un sentido de bienestar evocando la memoria implícita”, comenta Frances.

Claudia heredó el gusto por el trabajo bien hecho y la atención al detalle, por lo que después de más de 20 años de estar en el mundo corporativo, decide emprender junto a su madre e hija Grete Knitwear.  En la empresa está constantemente buscando nuevas y mejores formas de crear conexiones con sus clientes para generar un impacto positivo en la vida de ellos a través de su marca. Le encanta el proceso de creación, tanto de una idea como del producto final. Al final ella misma se describe como “Esa unión que conecta a dos generaciones con formas y velocidades distintas de trabajar”.

Las tres generaciones fortalecen de manera indescriptible a Grete Knitwear, porque cada una tiene experiencias y perspectivas distintas.  Paulina, la más joven de las tres, aporta su energía, sueños y determinación, sus habilidades analíticas y el manejo digital.  Por eso ella está a cargo de las finanzas, redes sociales y el mercado de Estados Unidos. Paulina es una joven entusiasta y sus valores la definen. Siempre está pensando en cómo puede ayudar a Guatemala y a los demás.

Paulina y Claudia, ambas administradoras de empresas y Frances, psicóloga, tienen una sinergia perfecta en la empresa. En un día de trabajo normal, Frances se dedica a surtir pedidos, buscar y crear patrones para diseñar y realizar muestras; además de ser la encargada del control de calidad.  “Revisa cada producto a mano para garantizar que mantenga su calidad y suavidad por años.  Y con cada detalle nos recuerda: todo lo que haces, debes hacerlo bien”, comentó Claudia.

Claudia dedica su tiempo a trabajar en la marca y en la experiencia de sus clientes para que sea única y genuina. Así como, en la constante búsqueda de ofrecer nuevos puntos de venta para sus clientes, aparte de la venta en línea que tienen por medio de su página web y redes sociales. Paulina, quién aún está estudiando su maestría en Columbia Business School en Nueva York, maneja su tiempo para combinar sus estudios en la universidad y los recursos que la institución le brinda, para aportarlos a Grete Knitwear.

Las tres disfrutan muchísimo el tiempo en familia, así como la lectura y algunos deportes como el buceo, yoga y fútbol; pero lo más importante es que comparten los mismos valores: pasión, conexión e integridad para entregarse al arte, a la empresa y a sus clientes.

WOMAN POWER & INSPIRATION

“Nos unimos mi hija, mi nieta y yo para emprender en un pequeño proyecto de hacer colchas de bebé suaves y de alta calidad. Una puntada llevó a la otra y hoy tenemos una colección de productos tejidos para toda la familia. Grete Knitwear es para mí, una oportunidad de compartir con mi hija y mi nieta una aventura que ha sido una pasión a lo largo de mi vida”, nos comentó Frances.

Claudia hizo énfasis en cómo el trabajo en la vida de una mujer es de gran importancia, ya que además de permitir su desarrollo como persona y profesional, aporta el potencial para crear un mundo mejor. “En mi familia todas las mujeres aprendemos a tejer y, aunque no tengo el talento de mi mamá y mi abuela, sí heredé la pasión por el trabajo bien hecho y la atención al detalle. Cuando veo nuestros productos me siento orgullosa de ser parte de una familia que por varias generaciones ha creado piezas con diseños clásicos, lindos y de alta calidad”, mencionó Claudia.

“Al ser una empresa familiar, compartimos mucho tiempo con mi mamá y mi abuela y llevamos nuestros valores a la empresa. Es increíble porque nos llevamos y nos conocemos muy bien. Esto ha fortalecido el negocio de maneras inexplicables”, dice Paulina al referirse a la pasión que crece de este trabajo. 

A través de sus valores y su tradición familiar, estas tres mujeres han hecho un trabajo inigualable. Se dedican a crear conexiones genuinas entre su marca y sus clientes, con productos de alta calidad y que transmiten parte de sus vidas, su historia y su legado familiar.

GRETE, LA INSPIRACIÓN & GUÍA

Grete, madre de Frances, abuela de Claudia y bisabuela de Paulina es a quien agradecen el éxito de este maravilloso proyecto.

Frances nos cuenta cómo su madre le enseñó este arte: “Grete Knitwear me ha dado la oportunidad de entretejer varias pasiones en mi vida. Todo comenzó cuando mi madre, Grete, me entregó una pequeña colcha tejida al nacer mi primera hija. Esta preciosa herencia evoca memorias de cuando aprendí a tejer.  A la edad de 7 años, mi madre me llevó a una pequeña tienda de barrio y me compró mi primer ovillo de lana. Estaba a mitad de precio; pálido y descolorido por estar bajo el sol en la vitrina. Mi mamá me enseñó pacientemente a tejer y así, puntada a puntada, eventualmente logré hacerle una colcha a mi muñeca. Tuve que deshacerla muchas veces, aprendiendo desde esa corta edad que: sí vas a hacer algo, debes hacerlo bien”. El valor de la excelencia marcó su vida y actualmente, lo practica en cada producto que Grete Knitwear sale a vender.

Grete Knitwear ofrece al mercado una colección de productos tejidos de alta calidad y diseños clásicos para toda la familia, que van desde mantillas, colchas grandes y pequeñas, hasta suéteres, bolsas de dormir y ponchos para adultos y niños.  Cada uno de ellos es creado para dar calor y confort a través de momentos compartidos gracias a la conexión que crean y a las memorias que dejan.

Sus productos pueden encontrarse en su página web: www.greteknitwear.com y su página en Facebook Grete Knitwear, donde se pueden pedir en línea.  Además de estar presentes en distintas tiendas, como Omi Kids Decor, Hibú, Pikabú, La Casona de Mamá, Baby Baby, Mosi Modern Baby, Nursing, Le Blanc, Colectivo Shop, Casa Casa y Hotel Casa Palopó.  También tienen planes de expansión en Guatemala y Estados Unidos para lograr llegar a más clientes.

Adicionalmente, las tres fundadoras de Grete Knitwear han explorado diversas formas de trabajar de manera más sostenible y amigable con el medio ambiente. Este año lograron que la bolsa en la que entregan sus productos estuviera hecha de material upcycled. Este proyecto se trabajó en conjunto con The New Denim Project en Guatemala. El proceso reutiliza el desecho textil y lo transforma en un producto igual o de mejor calidad dándole segunda vida a los retazos y desechos de fibras naturales.

“Nuestra creencia en Grete Knitwear es vivir una vida haciendo lo que te apasiona, enorgullecerse en hacerlo bien, esforzarse por alcanzar los sueños, promover el trabajo que dignifique y fomentar los valores de familia”, culminó Frances.