¿Podrías ser tú, un paciente más?

¿Cuántos vasos de agua pura debes tomar al día? Te sabes la respuesta, todos la sabemos, pero ¿realmente lo cumples? Con la juventud viene esa sensación de inmortalidad y esa idea que nada nos puede hacer daño. Es en esta época donde nos aprovechamos de nuestro metabolismo y comemos sin preocupación. Donde los excesos o las carencias de sustancias no son una prioridad. Pero son esos pequeños hábitos ya sean buenos o malos que luego nos afectarán con la edad. Algo tan simple como mantenerse hidratado y tener una dieta balanceada puede evitarnos muchos padecimientos y enfermedades en el futuro. Una de esas enfermedades de las que no muchos hablan, pero están en aumento de gente que la padece, es la Enfermedad Renal Crónica o conocido por sus siglas ERC.

Si de órganos se trata, los riñones no siempre tienen mucho protagonismo, pero no por eso dejan de ser de suma importancia. Los riñones se encargan de limpiar la sangre de productos de desecho y agua en exceso. Los desechos y el agua en exceso se convierten en orina. Con un dieta balanceada y suficiente agua el funcionamiento de los riñones es correcta, pero si una de estas falta, poco a poco, los riñones dejar de funcionar adecuadamente y la sangre poco a poco se va llenando de toxinas. Esta incapacidad de los riñones de cumplir con sus funciones correctamente es la ERC de la cual existen 5 estados, siendo el más grave donde se necesita una terapia sustitutiva como hemodiálisis, diálisis peritoneal o trasplante para poder vivir.

Aunque si es en la juventud donde más descuidados somos, o donde menos medimos las consecuencias, esta es una enfermedad que no distingue edades afectando a ancianos como a niños. En niños las principales causas son genéticas y malformaciones congénitas, y en adultos la diabetes, la hipertensión y la obesidad son los responsables de cifras alarmantes de pacientes con enfermedad renal crónica. Según la Organización Mundial de la Salud hoy en día, a nivel mundial, más de 2 millones de personas requieren de una terapia de sustitución renal y solo representa el 10% de las personas que lo necesitan. La terapia de sustitución renal es de alto costo,  por lo que no puede ser cubierta económicamente por el paciente en la mayoría de los casos. La ERC es de alto costo para los sistemas de salud, con un crecimiento anual en las terapias de diálisis entre 6-12% en las últimas dos décadas; el cual continúa aumentando, principalmente en países en desarrollo.

Una vez recibes el diagnóstico de ERC, no es una enfermedad que se cura pero es fácilmente prevenible. El costo de examen de prevención es nada en comparación al costo que se pagará después. Es tan simple como sacarse un examen de sangre para medir el nivel de creatinina y uno de orina. Se recomienda hacerse un examen de esto de forma anual en la población general y cada 6 meses en la población que  tiene uno o más de los factores de riesgo ya mencionados.

Pero más que un examen, la prevención debe recaer en una nutrición adecuada tanto en los pacientes sanos como los que ya están en alguna de las etapas de ERC. Esta es la clave aun para los pacientes que están en una etapa grave para retroceder a una menos grave. En la clínica CLINURÉ, cuentan con muchos testimonios de pacientes que a través de una dieta balanceada han retrocedido el progreso de su enfermedad que ha tenido un gran impacto no sólo económico, sino social y personal también.

CLINURÉ es la Clínica de Nutrición Renal y Especializada, la cual surge de la unión de dos profesionales comprometidas con la salud de los guatemaltecos. Fundado por dos nutricionistas con especialidad en Enfermedad Renal Crónica. Cristina Brolo, Con título de nutricionista clínica, con experiencia de 9 años en el área de nutrición renal pediátrica y de adultos. Con un posgrado en prevención de Enfermedad Renal Crónica impartida por la Asociación de Nefrología de Guatemala. Ha participado en congresos nacionales e internacionales de nutrición renal. Y Cristina Zelaya, Con título de nutricionista clínica, 3 años de experiencia en el área de nutrición renal pediátrica. Con capacitaciones en el extranjero, UCLA Medical Center y Johns Hopkins All Children’s Hospital. Ha participado en distintos congresos de nutrición renal. Ambas actualmente están a pocos meses de finalizar la Maestría de Enfermedad Renal y Síndrome Metabólico; trabajando en el área pública y privada con pacientes para control de peso, atletas y Enfermedad Renal Crónica.

Las nutricionistas nos cuentan que al darse cuenta de la necesidad de la población de conocer acerca de las enfermedades crónicas, su prevención y tratamiento óptimo, “decidimos unir fuerzas, conocimiento, experiencia y pasión en crear una clínica de atención nutricional especializada con énfasis en enfermedad renal, obesidad y síndrome metabólico. No sólo para hacer lo que nos llena como profesionales sino para dejar huella en cada persona con la que tratemos, cambiando vidas y familias por completo.” Su visión es convertirse en la clínica de elección en Guatemala y Centroamérica para la prevención y tratamiento nutricional de las enfermedades renales. 

CLINURÉ es un proyecto que a penas comienza, un sueño que día día se convierte en realidad. Ambas están decididas en trabajar porque la clínica crezca y puedan ayudar a muchas personas que padecen de esta enfermedad y a prevenirla en otros casos. “Guatemala nos necesita y estamos comprometidas a servirle.”

Puedes contactar a Cristina Zelaya y/o Cristina Broko a través de la red del Hospital Herrera Llerandi o directamente a su clìnica.