EMPRENDEDORA CON PROPÓSITO
La dedicación y la persistencia han demostrado ser buenos aliados en la vida de María Fernanda. Durante su vida ella ha fusionado hábilmente el arte, el yoga y el emprendimiento para crear diferentes proyectos que le han dado sentido y propósito a su existencia. 

Cuando María Fernanda tenía 10 años de edad aceptó su primer trabajo como empacadora en la empresa de su madre. Tiempo después, ascendió al puesto de vendedora y a los 19 años decidió formar su primera empresa, dedicada a accesorios de moda. “Desde muy niña mi mamá me enseñó a trabajar duro para poder ganarme mis cosas” relata María Fernanda. Por otro lado su padre, Luis Carlos, reconocido escultor con una amplia trayectoria en el mundo del arte, le inculcó desde los tres años de edad, el estudio del color, el ritmo y la armonía en la pintura. Ello, sin lugar a dudas, hizo que se sumergiera en el mundo del arte y la expresión. 

Joyería: Alessa Designs |  Dancing Pear Half Eternity Ring

Esa pasión por emprender y aprender, generó en María Fernanda el deseo de experimentar y de adentrarse en tres disciplinas, las cuales se han convertido en los pilares de su vida, al arte, el yoga y los negocios. Su persistencia la llevó a mantener su empresa de joyería por más de 20 años, una práctica de yoga de 16 años, así como más de 30 años de un proceso creativo. En sus palabras, “a veces puedo ser muy terca, pero a largo plazo, la persistencia y dedicación han probado ser buenos aliados en mi vida”. 

Hace un año, vuelve al arte con mucha fuerza, decidida a no tomar ningún descanso con el fin de entrar de lleno a su proceso creativo. En el 2017 participó en el proyecto “Arte en las calles”, mostrando su obra en conjunto con otros artistas en más de dos mil muppies alrededor de toda la ciudad de Guatemala, junto con esto inició el año con una exposición colectiva en la cual presentó 6 obras, las cuales trabajó por más de 3 años. Así mismo se le encargó un mural para la apertura de esta exposición con Fundación Rozas Botrán llamada “Contemporáneo”. Finalmente después de 8 años lleva a cabo su tercera exposición individual en Proyecto poporopo con el título EXISTO. “Ha sido un proceso largo de muchos años” comenta María Fernanda, completamente segura que aún falta mucho por hacer y explorar. 

Joyería: Alessa Designs |  Double Ruby Drops
“Mi arte es un constante estudio de la vida, ahí es donde encuentro la perfecta combinación entre el arte, el yoga y la meditación.”

María Fernanda ha pasado por un proceso de crecimiento, no solo espiritual sino también artístico. Gracias a ello, con el paso del tiempo ha modificando su medio de expresión, de la fotografía, luego la instalación y la pintura. Ella es una artista que cambia de medio según el tema que trabaje. 

A pesar de que ha dedicado muchos años de su vida al emprendimiento, este año María Fernanda ha decidido dedicarse exclusivamente al arte. Actualmente su obra pertenece a varias colecciones privadas dentro y fuera de Guatemala. La meta es llevar su arte fuera de su país,  Japón uno de los países con los que anhela poder llegar a trabajar ya que la filosofía Zen es una de sus mayores inspiraciones. “Mi vida es un eslabón entre el arte y la espiritualidad, como si fueran engranajes de lo mismo.”