CREANDO LONCHERAS DE AMOR

LA ACTIVIDAD QUE REALIZÓ EL EQUIPO DE LOOK EL PASADO MARZO PARA CONTRIBUIR Y AYUDAR A LAS FAMILIAS QUE ESTÁN PASANDO POR UNA S ITUACIÓN DIFÍCIL EN EL HOSPITAL ROOSEVELT.

El miércoles 22 de marzo, el equipo de LOOK Magazine llegó a la casa Ronald McDonald,  (un “Hogar lejos del Hogar” para familias del interior del país que viajan con sus hijos enfermos a hospitales de la capital), para realizar un voluntariado creando loncheras para los pacientes y familias del Hospital Roosevelt. En esta vida es importante dar, especialmente a quienes más lo necesitan. Además de las actividades de voluntariado dentro de la casa, expandimos nuestra hospitalidad a las familias que se encuentran en el hospital.

Desde que llegamos a la casa Ronald McDonald, nos transportamos a otro mundo. La energía del equipo, la sonrisa de los huéspedes y la mascota de la casa nos animaron a volvernos parte de la causa, manteniendo a las familias cerca. Luego nos dieron un tour por las instalaciones. Cada habitación tiene una decoración distinta, hay espacios de juegos y áreas verdes. Pero lo más importante es que las familias tienen un lugar digno para descansar en donde no tienen que preocuparse de dónde dormir, o cómo comprar su siguiente comida, permitiendo que se puedan enfocar en la salud de sus hijos.

 Las loncheras nutritivas se reparten una vez al mes a las familias que tienen hijos internados en el Hospital Roosevelt. Cada lonchera incluye: Un pan con frijol, agua pura y fruta de temporada. Es súper importante darles alimentos que los sustenten ya que la mayoría están ahí por largas horas esperando turnos y también por los tratamientos tan fuertes que reciben. Armamos un total de 200 loncheras y al entrar en el hospital nos dimos cuenta de que la necesidad es muy grande. Estando allí pudimos apreciar las diferentes situaciones en las que se encuentran las familias, ya sea apoyando o acompañando a niños pequeños en sus tratamientos. Cuando dimos las refacciones nos dimos cuenta que las pequeñas acciones realmente pueden hacer un gran cambio. Las familias pasan días en el hospital, y entre las preocupaciones, no comen. Las refacciones hicieron una pequeña diferencia y cuando recibían la lonchera les cambiaba la cara, sentían un alivio y sonreían. Fuimos a varias unidades del hospital entregando estas loncheras, especialmente en el área de Pediatría.

“Lo más bonito fue el ánimo y alegría con que todo el equipo de la fundación hacía estas loncheras, esto se contagiaba y al final todos los involucrados estábamos muy emocionados por la actividad. Me gustó bastante ir y ver todo lo que hacen. Se ve que es un ambiente muy cuidado y con mucho amor, las familias sienten ese apoyo cuando están afrontando decisiones difíciles. Les cambia la realidad a quienes a veces pasan por mucha necesidad. Algo que me pareció importante es que tienen reglas, como por ejemplo, bañarse todos los días, dejar ordenado el cuarto, etc., y esto ayuda a que la convivencia sea mejor. Al entregar las refacciones te das cuenta que un granito de arena aporta significativamente a las familias, tal vez uno no lo piensa así pero las pequeñas acciones realmente son las que llevan a un gran cambio”.
MARIA JOSÉ ESPINA
DIRECTORA DE CUENTAS Y DISEÑO


“Esta experiencia me dejó una vez más el estar agradecida día con día con lo que uno tiene y especialmente tener salud. En la casa creo que no logramos dimensionar tanto los problemas de estas familias, ya que no estaban ahí mismo (por lo mismo que estaban en el hospital durante las mañanas) pero al llegar al hospital y ver desde las instalaciones, los tiempos de espera que todos llevan y los procesos por lo que estos niños están pasando es impactante. La felicidad y el agradecimiento que cada persona transmite al recibir estas refacciones es lo que más lo toca a uno, porque son pequeñas acciones que estas haciendo, pero para ellos es algo realmente significativo. Es importante el estar cercano a estas experiencias para no alejarse de la realidad que vivimos en nuestro país”.
PAMELA BOTTO,
COORDINADORA Y ASESORA COMERCIAL

 

“Las mamás preferían no comer, que pasar sobre la necesidad de sus hijos. Ellas estaban tan cansadas y sin embargo estaban tan agradecidas. Se necesitan muchísimas más loncheras. Es importante que hagamos un voluntariado, ayudemos a que se realicen más refacciones para que podamos ayudar. Esto es una realidad de nuestro país y muchas veces no la vemos, las condiciones del hospital son alarmantes, así que es importante que aportemos todos un granito de arena. El espíritu de todo el equipo Ronald McDonald es increíble, siempre con una sonrisa, un corazón fuerte y un apasionante deseo de ayudar. Definitivamente queremos volver a repetirlo”. 
ANDREA VILLACORTA,
CO-FUNDADORA Y DIRECTORA COMERCIAL