ARIANNE ENGELBERG

SUSTAINABLE FASHION PIONEERS

Arianne Engelberg es una mujer emprendedora de 30 años que en los últimos cuatro años ha dedicado todos sus esfuerzos a construir una industria de textiles a través de la empresa familiar, Iris Textiles, de forma ética y sostenible. Vivir de manera responsable es una de las filosofías de Arianne, que comienza la entrevista contándonos que aunque hoy en día es una opción vivir de manera natural, orgánica y sostenible, en un futuro será una obligación. Al graduarse del colegio se fue de Guatemala para estudiar periodismo y un minor en Studio Arts en la Universidad de Colorado, Boulder. A los 20 años, se mudó a Israel donde continuó sus estudios, pero esta vez en comunicaciones y publicidad. Mientras vivía en Tel Aviv, decidió perseguir una de sus mayores pasiones que es la fotografía de moda y estudió en Parsons en París para luego volver y trabajar como freelance.

 

Después de nueve años decidió regresar a Guatemala luego de trabajar en la industria de la fotografía, la moda y la publicidad. Una vez en el país comienza a involucrarse en la fábrica familiar para darle un giro de negocio distinto y moderno a la creación de los textiles que se estaba trabajando. Iris Textiles fue fundada en 1956 por Peter Engelberg y su socio Victor Benchoam. Peter, abuelo de Arianne vino a Guatemala refugiado de Polonia luego de la Segunda Guerra Mundial. En sus inicios realize trabajo manual en su casa y con la ayuda de su esposa, hasta llegar a convertirse en lo que conocemos hoy. Más adelante se involucre Jaime Engelberg junto con Uri Benchoam, ambos hijos de los fundadores, y en los años noventas se convierte en una industria vertical de hilatura, tejeduría, acabado y confección. Esto significa que allí mismo se crea el hilo, tela, acabados y producto final. 

“Cuando era pequeña, una de las cosas que más me gustaba era venir a la fábrica y ver como mi abuelo creaba nueva maquinaria y piezas únicas compuestas de la misma chatarra de la fábrica”.

 

THE NEW DENIM PROJECT

Desde que Arianne comenzó en la industria textil creció su fascinación por la transformación de las fibras y la conexión que tienen con la tierra, la humanidad y la historia. Para Arianne existe una estrecha similitud con la naturaleza, el proceso perfecto de creación de los textiles que se asemeja al proceso natural de la Creación. “Me cautivó por completo, me parece fascinante el proceso que conlleva crear una yarda de tela.: la artesanía, la creatividad, las texturas, y el sin fin de posibilidades: la creatividad, la textura, los colores, todo lo que nos hace sentir un textil”, nos comenta.

 

Sobre los inicios de The New Denim Project, Arianne nos cuenta que: “Comenzamos a trabajar con materia reciclada cuando se dio la crisis del algodón y entraronlas importaciones de tela y moda rápida y barata. Por esa crisis nos volvimos expertos en reutilizar fibras cortas, usadas y recicladas. Esto nos permitía ser más eficientes y no tener que invertir en materia prima virgen. Fue por temas de efectividad y ahorro de agua y energía que inició este proyecto. En 2011 comenzamos con las pruebas cuando un amigo de mi padre que trabajaba en una fábrica de jeans, nos ofreció mandarnos el retazo, con el cual estuvimos haciendo pruebas, hasta que logramos hilar naturalmente esta fibra. Mi papá me comenzó a enseñar la producción, todo el proceso de romper la fibra, la hilatura, y fui viendo lo que era posible y pensé: “a esto es a lo que nos tenemos que dedicar, es el futuro”, entonces entré como Directora Creativa para realizar la colección de las telas, el diseño y productos y mi papá siempre como Ingeniero Textil. El se encarga de la parte técnica y juntos le damos seguimiento a los clientes y las nuevas colecciones. Ha sido un proceso de aprendizaje, ha valido la pena invertir nuestro esfuerzo y tiempo para cambiar las viejas maneras por nuevas mejores y sustentables”.

 

El sistema upcyclying es el elemento innovador que han implementado: “Nos hemos vuelto expertos en reutilizar desecho textil y transformarlo en un producto de igual y mejor calidad. En español se llama supra reciclaje y busca reducir el consumo de nuevos productos y materia prima para minimizar el gasto de materia prima virgen. Se reutilizan los recursos que ya existen y se les da una segunda vida. En el caso de este proyecto se utilizan retazos de jeans, jersey, ropa usada, fibra de botellas de PET reciclado y otras fibras naturales desechadas por la industria”.

 

Para Arianne, implementar una alternativa como el upcyclying ha sido vital en el proyecto. “No es suficiente reutilizar el material, sino también cuenta la creatividad y la innovación, eso es fundamental para sacarle el máximo rendimiento al supra reciclaje, porque al final las posibilidades son infinitas con lo que podés hacer con esas telas”, nos explica. La idea a través de esta iniciativa es convertir las piezas en 100% sostenibles “Estamos fallando en el mundo en general como diseñadores. Todo se diseña para ser desechable, eso produce una contaminación increíble y una gran cantidad de basura. Tenemos que aprender a usar la creatividad para darle un nuevo significado a los productos, una nueva utilidad. Además, es importante saber vender el producto. Como sociedad creemos que lo que está reciclado o es ecológico es de mala calidad, cuando no es así. Trabajamos con empresas que cumplen con un principio de transparencia, para poder rastrear el producto hasta la persona que ha creado la prenda y a las materias primas que fueron utilizadas para su creación. Para lograr que la industria de la moda sea ética y sostenible, primero necesitamos que sea transparente. Así podremos elevar la conciencia sobre los temas críticos y juntos revolucionar la industria y celebrar a quienes están aportando a un futuro textil más verde y justo”.

La visión de la familia Engelberg siempre ha sido una de consciencia social y ambiental. Todo lo que ocurre con estas fibras se convierte en un proceso zero waste, lo que significa que es un ciclo cerrado de utilización de la material. Uno de los usos que le dan, por ejemplo, con el desecho del algodón reciclado de su hilatura, es donarlos a fincas de café donde lo pueden utilizar como abono orgánico para las plantaciones. La idea de utilizar el desecho de los jeans es porque Guatemala es el tercer productor en Latinoamérica de este tipo de prenda. Así como también, Arianne nos cuenta que nuestro país es el principal exportador de textiles, y que exporta más que azúcar y banano. Otro de los beneficios de The New Denim Project ha sido la conservación de agua, pues no requiere de esta para sembrar el algodón ni para el tratamiento del textil, ya que es libre de químicos y colorantes. El trabajo que realizan en The New Denim Project a logrado captar la atención de grandes marcas internacionales como Wool & The Gang, West Elm, Maison & Object, así como también nacionales como Lia Cohen, Van Meüs, Wanderlust, Eco Bambas, Wayil, Palorosa Project, entre otros, lanzando al mercado dos colecciones de telas al año.

Respecto a su visión para Guatemala nos cuenta que:

“La responsabilidad es de todos. Como empresa nosotros somos testigos que la sostenibilidad no perjudica la rentabilidad, sino todo lo contrario. Como país en desarrollo hay que apoyar este tipo de iniciativas que buscan innovar la producción en materiales y procesos para mejorar la calidad del producto en la manera como se produce. Individualmente hay que reconocer nuestro impacto y que somos parte del problema. No conozco a nadie que camine por la calle desnudo. Debemos promover la producción responsable y tener esta revolución de principios. Siendo un país tan rico en textiles, patrones y recursos sería una gran tristeza que se esté yendo esta industria al lado equivocado.

 Yo tengo esperanzas que Guatemala va a formar una gran parte de esta revolución. Aquí contamos con todo lo necesario para desarrollar una cultura sostenible. La industria textil es de las más fuertes y tenemos una herencia increíble de materiales y artesanías. Debemos educarnos y pensar juntos nuevos caminos para recrear nuestra manera de fabricar, diseñar y de consumir”.