SIMPLEMENTE THELMA

CONOCE A THELMA ÁLVAREZ, LA MENTE CREATIVA DETRÁS DE LA AGENCIA DE PUBLICIDAD PUNTO MANDARINA Y SIMPLEMENTE ROSITA, LA DJ TRÁGICA DETRÁS DE LAS EXITOSAS FIESTAS CORTA VENAS

Si creciste en Guatemala, resulta casi imposible que jamás hayas escuchado una canción de Marco Antonio Solís, “el Buki”, Rocío Durcal, Pandora, Pimpinela, Selena, Amanda Miguel, Yuri o Ana Gabriel. También en Guatemala tenemos muchos elementos coloridos, referencias populares que nos hacen sentir familiarizados culturalmente, como las imágenes del bingo o los chicles, los capiruchos o los cuetes. Todos estos elementos son los que cobran vida cada noche que se arma una fiesta de Simplemente Rosita, un espacio donde la nostalgia cobra vida.

 

Desde el inicio de la entrevista, Thelma cuenta con humor todas las fascetas de su vida y de su ser creativo que vamos explorando a través de una variedad de preguntas. Sin embargo, nada se compara con la pasión con la que nos cuenta sobre Simplemente Rosita y sus fiestas que han tenido un éxito rotundo y han puesto a cantar a todos canciones del recuerdo de artistas como Pandora, Selena y Rocío Durcal, Lupita D’Alessio entre muchos más.

Desde muy pequeña, Thelma inicia la exploración de su creatividad. Desde que tenía seis años ganó un concurso de pintura del Banco Industrial, en donde le regalaron una biblioteca y desde entonces fue a través de los libros que fue alimentando su mundo interno y a los trece años diseñó una toalla para el concurso “Píntale tu país al mundo” y resultó el ganador. “Vivía en la zona 1, eso también me da mucho contexto, ya que soy muy urbana. No crecí en condominios, sino en el Centro Histórico. En las ciudades hay muchas cosas que alimentan las imágenes y una estética que uno hereda, dependiendo de la ciudad en la que vivas. El contexto en el que yo crecí fue muy privilegiado, había mucho estilo moderno y contemporáneo, histórico, neoclásico, etc., a mi alrededor”, nos cuenta.

También nos cuenta que Sumpango, Sacatepéquez, fue uno de los lugares que más le alimentó su creatividad. “Mis papás tenían una propiedad allí y desde muy pequeña tuve acceso a ver como hacían los barriletes gigantes y tengo esas imágenes grabadas en mi cabeza y de niño es cuando uno nutre su imaginario. Eso es lo que va a marcar la continuación de su vida creativa”, explica.

“La vida me llevó a otra ciudad”, nos cuenta de su vida estudiantil universitaria en Roma, Italia, en donde estudió Diseño Gráfico en el Istituto Europeo Di Design. “Roma fue una ciudad que nutrió mi imaginario, allí tuve la oportunidad de solo salir a la calle y ver esa cantidad de arte. Si algo tiene esa ciudad es la conservación, allí uno ve distintos estilos, desde el etrusco, hasta el barroco y el renacentista, incluso art deco. Esto ocurrió en los años noventa y la cultura grunge era muy fuerte. Yo me hacía la muy grunge, pero Vete y Pega La Vuelta estaba en mi interior. A pesar de que escuchaba Nirvana, mi música era mi música. Recordaba esas canciones, oía a Rocío Durcal, Paloma San Basilio, La Gata Bajo La Lluvia, Comienza a amanecer, De mí enamórate en esas tardes de invierno y medisfrutaba mi momento”, nos cuenta con una gran sonrisa.

 


Al finalizar sus estudios, regresa a Guatemala y establece la agencia de publicidad Punto Mandarina. Sobre el nombre nos explica que buscaba algo único, algo que iniciara una conversación, algo que no fuera la opción más obvia. “Me asocié con Peca, que es mi socio y otra mente creativa. Hicimos esto con un enfoque en creatividad y branding. Lo que yo tengo para ofrecer al mundo es eso”, no es explica sobre su la creatividad que gira en torno a todos los aspectos de su vida, “es pensamiento creativo, son cosas diferentes. Algo locas tal vez, pero la locura radica en la posibilidad de crear porque, como no hay inhibiciones, el loco crea. Así nace Rosita, ella no es una DJ, no es una actriz, ella es Simplemente Rosita”.

Así es como iniciamos la conversación sobre Simplemente Rosita. “Durante mi permanencia en Italia extrañaba Guatemala y mi conexión con esa latinidad eran las canciones. Ponía Detrás de mi ventana, Flans, Timbiriche, todo tipo de música, Daniela Romo, Ana Gabriel, todas las canciones que tenían esa idea de romance. Al regresar a Guatemala, decidí hacer una fiesta con unos amigos. Me dijeron: “Solo nosotros tres vamos a estar” y yo les dije que sí, que tal vez al principio solo seríamos nosotros tres locos, luego habrían algunos otros como nosotros a quienes también les guste esta música. Al inicio fuimos quince locos, luego cincuenta, luego setenta y cinco, y así hasta que las fiestas ahora se llenan. Ahora son entre 300 y 400 personas que expresan sus emociones y se sienten libres de eso. Libres de sentir, libres de expresar, libres de pasarla bien, sin inhibiciones. Se arma un fiestón”, nos cuenta. “Estas fiestas son libres de pretensiones. Me importa pasarla bien y que la gente se la pase bien. El tema es que el que no se la está pasando bien se va. El que no le gusta no va. O las amas o las odias”.

Luego nos explica sobre la elección de música para las fiestas y el tema “corta venas” que maneja: “Los que crecimos en esta generación crecimos con esta música. Está la fiesta y todos empiezan cual rocola y a veces la gente no sabía que se sabían todas las canciones. Una amiga, Sofi, me dijo una vez que estas fiestas parecen la cola, el final de las fiestas, como cuando ya se está acabando la boda, pero por cinco horas. Es un ambiente incluyente en todo sentido y a todo nivel social. Todos convivimos y el personaje invita a saborear su dolor. Muchas veces nos lo callamos o no lo expresamos. En esta cultura tan inmediata de Facebook o Whatsapp, todo es feliz y todas las vidas son perfectas, pero realmente no es cierto y hay emociones y hay tristeza y drama; entonces se crea este espacio para crear esas emociones sanamente y la gente entra y sale transformada”.

“Mi esposo, Guido, es mi socio en las fiestas. Nunca hubiera podido lograrlo sin él. Su apoyo, entrega y creatividad le han sumado y hecho posible este sueño. Como productor, él es el responsable de darle a cada fiesta un toque diferente y memorable”.

Sobre la elección de crear un personaje como un alter ego, nos explica que: “Hacer un personaje fue divino kitsch y después agarró un poquito de auge y se convirtió en una DJ trágica. Es un poco de esa remembranza del Centro Histórico de los años 70 y principios de los ochenta, una época en la que existía toda la estética glamurosa, de cosas que miraba en carteles pero me fascinaba La Carabina de Ambrosio, Siempre En Domingo, que eran así llenos de plumas, champán y celofán. Entonces quería tener un personaje como una DJ trágica. No me considero nada más, sino Simplemente Rosita. En el contexto artístico comencé explorando la estética a través del desamor, explorando palabras como: “Seré tu ruiseñor amaestrado, yo que fui tormenta que fui tornado, ahora soy un volcán, un volcán apagado, cuarenta y veinte, la gata bajo la lluvia y maullaré por ti”, nos cuenta.

Sobre su pasión por ser creativa nos cuenta que es el hilo conductor de toda su vida. “Me gusta crear lo que sea que haya que crear, un collar, una historia, un chiste y creo que todo el mundo es creativo. Se nota en el humor de las personas. La creatividad es cuestión de asociar. El genio creativo abre la posibilidad de ver detrás de la piedra, como decía Miguel Ángel. Es el caos que sucede antes de cualquier creación”.

 

 

Sobre su estilo nos cuenta que maneja dos, el comercial y creativo. El comercial siendo un estilo más pulcro, ordenado, minimalista y nítido. El creativo abarca la estética kitsch que explora en su personaje Simplemente Rosita. “En Guatemala somos kitsch, celebramos, vivimos la diversidad, por eso en las fiestas usamos manteles de pueblo y lentejuelas. Rosita tiene una estética, por ejemplo con la guirnalda de buganvilias. La inspiración no fue Frida Kahlo, sino un regalo que me hicieron unos amigos una vez, a raíz de una canción de Rocío Durcal. También todas mis invitaciones son con gatos con cuerpos de mujeres por La Gata Bajo La Lluvia”.

Sobre la maternidad, Thelma nos cuenta que le ha cambiado la vida y nos cuenta sobre el lazo especial entre ella y su hija Hannah: “Hacemos muchas cosas juntas, me encanta su proceso creativo, es bastante libre, interesante y la pasamos muy bien las dos. El hecho de que ella esté en mi vida le ha sumado todo. Es una emoción que antes no existía en mi vida. A nivel de almas, pienso que ella es un alma que me escogió a mí para que la guíe en su camino. Ella me enseña mucho y también me pone a prueba. A raíz de manejar la maternidad puedo manejar todo en la vida. Me ha dado una sensibilidad nueva, una plenitud, una grandeza. Poder experimentar la maternidad es vital, es un privilegio. No importa si no nace de ti, puedes adoptar y vivirla de cualquier forma. Es una maravilla”.