El restaurante más reservado, exclusivo, privado y renombrado por los empresarios en CDMX

El ambiente de lujo y exclusividad se vive en Estudio Millesime desde que pones un pie en la puerta: la comida, el ambiente, la música jazz que ameniza y luego conforme va pasando la velada, va dando paso a una música más lenta que te recuerda a los años cincuenta junto al piano sonando levemente para no interrumpir la conversación. Su ubicación en el exclusivo hotel Saint Regis, ha cambiado la forma de apreciar una de las ramas de lujo, la gastronomía, para una cartera de socios y miembros empresarios.

Un lugar como Estudio Millesime te ofrece una experiencia única, como ningún otro lugar en el mundo, un restaurante que maneja un concepto empresarial y privado que aún no hemos experimentado algo similar en Guatemala. “Es casi obligatorio en un nivel corporativo en una comida de negocios el hablar de vinos, hablar de gastronomía, el mundo del lujo, eso ha dado pie a que un lugar como este ofrezca una experiencia única y que cuando llevas a un cliente a cerrar un trato o tener una relación quede encantado. Es importante la exclusividad. Es un club privado, solo se puede acceder a través de los socios” explica Manuel Quinteros, director del restaurante. Su padre, fundador y presidente, que realizó el primer Millesime hace diez años en Madrid.

Comenzamos bebiendo una deliciosa cerveza belga, Stella Artois. Nuestra host, María Forcada, que es la directora de contenido para Estudio Millesime y periodista gastronómica con un doctorado en nutrición de la Universidad de Granada, nos cuenta su opinión sobre México, la comida en Andalucía, las costumbres en España y hacemos una reflexión sobre la equidad de género que se vive en nuestras sociedades.

“La cerveza es primero. En España la cerveza es sagrada para tomar el aperitivo, antes de comer, todos están en el bar tomándola. Las entradas son las que más juegos tienen de sabores, los más ácidos, la cerveza marida con todo. Los aperitivos suelen tener sabores más potentes, como un ceviche por ejemplo, entonces la cerveza no falla”.

Los aperitivos comenzaron por una pizza de anchoas con mantequilla de anchoas y queso gorgonzola con romero. La Chef nos explica sobre el plato a lo cual María nos cuenta que: “Es la memoria personificada. No te lo va a contar como ningún otro. El menú lo cambiamos todos los días. Todos los días se hacen cosas distintas. Hay cuatro personas en la cocina, el resto son practicantes de diferentes escuelas. Pasan aquí cuatro a seis meses y luego se van a cocinar a otro Estudio Millesime”. Luego es el turno de una almeja con puré de coliflor con maíz, que se
termina con un cuscús de elote baby, tiene una almeja en vino blanco y una vinagreta oriental. Le sigue un pudín de mejillones escabechados, aliñado con una salsa de tomate con vinagre de jerez y aceite de oliva. Para terminar con los aperitivos probamos un delicioso carpacho de cerdo ibérico relleno con una microensalda que tiene brotes de melón, espárragos y espinaca aliñada con una vinagreta de trufas. Además tiene un helado de mostaza con membrillo. Definitivamente fue nuestro plato favorito.

María continúa contándonos sobre el restaurante. Explica que los platos de mármol en los que sirven la comida están hechos por una artista llamada Sandra, y por su hija. “Además de ser mujeres espectaculares, su hija, que estudió business, hizo un proyecto con la escultura de su madre, ¿por qué no hacer piezas al servicio de la gastronomía. Han hecho vajías en piedra para restaurantes y que no repiten. Todo es manual, ninguna pieza es igual que la otra. Guardan una línea diferente para cada restaurante”.

Estudio Millesime mantiene un concepto de privacidad estricto. Es el restaurante favorito para los empresarios que llegan a discutir sus negocios sin comprometer su conversación privada. Se puede llegar a comer únicamente por reservación y solamente entras si tienes una membresía. “Es importante que la mesa esté montada para que puedan crear un menú especial para ti”.

Sobre la exclusividad de la comida, María nos cuenta que llegan chefs de distintas partes del mundo a cocinar. “Cada año traemos cuatro chefs súperimportantes en el mundo. Las recetas que ellos hacen, las que más nos gustan, las metemos en nuestro detalle de comida”. En ese momento aparece José Luis Esteban y nos cuenta que actualmente están cambiando la carta y aprovecha para presentarnos el primer plato: Un salmorejo, una sopa fría, variante del gazpacho, que en este caso no lleva ni pimiento ni cebolla ni pepino solo es tomate, aceite de oliva y ajo y un poquito de pan. “Es de Córdova, típico de la zona de Andalucía. Es de esas recetas que de un pueblo a otro te cambia un ingrediente. Más allá de ser una técnica de sopa fría en donde se unen todos los ingredientes en crudo, el salmorejo es una variante que queda un poquito más denso, con más sabor a tomate y en este caso lo acompañamos con una tostada de anchoas, tomate deshidratados en el horno y terminado de chicharrón. Se complementa muy bien con un vino amontillado, típicos de Andalucía y que tienen esa característica que son vinos que son algo más especiales, tomarte tu salmorejo con una copa de manzanilla”, nos cuenta.

Existen dos tipos de menú en Millesime: El corto consta de cuatro platos más los aperitivos, cuyos precios están entre 650 pesos mexicanos y 1,100 con maridaje. El más largo cuenta se mantiene entre 900 pesos mexicanos el menú, y con maridaje 1,400. Millesime sin duda es reconocido ante cualquier cosa, por sus eventos privados que mantienen todos los días.

Para cerrar la cena cominos un plato de siete verduras, entre calabazas, coliflor sofrito y chile poblano con crema avellanada y un poco de tocino. Y de postre un helado de piña, con mousse de coco y plátano. Este último plato definitivamente obtiene el sello de aprobación de LOOK y es un must have a probar en tu próxima visita a México. Estudio Millesime encanta por su privacidad, su modernidad, su cocina de primer mundo, los sabores que los chef saben preparar con excelencia y por su concepto de membresía privada, por lo que se convierte en el place to go de todos los empresarios más importantes que buscan una comida de negocios excelente, deliciosa y sobre todo, exclusiva.

Estudio Millesime abrió en Panamá en 2015 y este año lo hará en Santiago de Chile y Miami. Cualquier miembro del Club puede acceder a cualquiera de los Estudios que abrirán en todo el mundo.

Para más información
www.millesimeworld.com