SAN MATEO DE ANTIGUA: Donde la historia, el arte, el lujo y la naturaleza se fusionan

Al final de la bajada de Las Cañas, pasando por un pequeño pasaje hacia San Juan Gascón, comunidad fundada por el hermano de Don Pedro de Alvarado, inicia el pintoresco camino que forma parte de las montañas en donde se encuentra San Mateo de Antigua. El proyecto te recibe con dos colosales columnas neoclásicas y un impresionante boulevard de piedra ondulante que se acopla a las curvas naturales de la montaña, enmarcado de cipreses romanos, jardines, bosque virgen, vistas insuperables del valle y los volcanes de Agua, Fuego y Acatenango. En medio de 64 manzanas de áreas de reserva forestal privadas, pero a no más de cinco minutos de Antigua Guatemala, llegamos a La Provincia, sector residencial de San Mateo de Antigua.

La primera impresión que tienes es una monumental entrada inspirada en la puerta del Palacio de Liria, residencia de los Duques de Alba en Madrid, y un distinguible aroma a lavanda francesa y hierbas aromáticas en el aire, producto de la jardinización diseñada exclusivamente para el proyecto. Inmediatamente se te hace evidente que San Mateo es muy diferente a cualquier otro residencial antigüeño.

Al recorrer la propiedad e ir descubriendo cada detalle resalta la pasión, cariño y entusiasmo que se ha invertido en el proyecto. “Es una relación simbiótica la que tenemos con la montaña, nuestra montaña tiene vida, es un ecosistema sensible que te da momentos y experiencias”, nos cuenta la arquitecta del proyecto, Michelle Hazbun.

Donde la historia, el arte, el lujo y la naturaleza se fusionan. El proyecto tiene 124 manzanas de terreno que se delimita por una vista incomparable de 360 grados, de áreas verdes, fincas cafetaleras, montañas y nuestros espectaculares volcanes. Caminamos hacia el parque donde nos recibe un kiosco de verano, una arquitectura neoclásica con una asombrosa cúpula de hierro enverdecida de falsa uva. Aquí, tomamos un refrigerio mientras Michelle nos cuenta más sobre el concepto de San Mateo, un escena clara de lo que es un día de campo al más alto estándar europeo.

“Queremos que el proyecto añeje como un buen vino”, continúa Michelle, “todos los materiales que se usaron aquí se escogieron para que con el tiempo sean más bellos y que obtengan patina, nada prefabricado. Es un lugar familiar, para dejar un legado, para nuestros hijos y sus hijos. Cada persona puede realizar su diseño, adaptarlo a su gusto y estilo de vida, sin embargo hay un reglamento con requerimientos para la construcción y convivencia: Siguiendo el estilo Barroco Antigüeño, buscamos homogeneidad, pero también que nuestros clientes expresen sus gustos. El espíritu es crear una comunidad sana, compatible, un verdadero vecindario de amigos. Los elementos arquitectónicos, calles empedradas, azulejos pintados a mano, y piedra tallada, protegen la inversión y plusvalía de nuestros clientes, pero el calor humano lo añaden nuestros vecinos”.

La arquitectura del proyecto se inspira en el estilo neoclásico y barroco que caracteriza Antigua, sin embargo San Mateo aplica elementos europeos de la época que no se ven en Antigua Guatemala. “La idea fue re interpretar los diseños para darle más riqueza arquitectónica al proyecto sin caer en la réplica”, nos cuenta Michelle. Diseñar San Mateo era diseñar un estilo de vida, no un producto comercial, requirió de mucha paciencia. Había que ir descubriendo la finca, sus curvas, movimientos, vistas, ángulos, conocer la topografía para sacar el mayor provecho de ella. Como diría Robert Frost: haber tomado el camino menos transitado ha hecho toda la diferencia”.

Terminamos el recorrido caminando entre amenas fuentes en cascada, flanqueadas por cipreses romanos y árboles floreando, perfectamente podríamos estar caminando en los jardines de la Villa D’Este al sur de Roma, la provincia francesa o un pintoresco pueblo italiano. Definitivamente San Mateo está pensado para aquellos con un ojo para los más finos detalles y una especial apreciación por la privacidad, seguridad, lujo y la belleza de nuestra Antigua Guatemala.


ARCHITECT PROFILE: Michelle Hazbun de Martínez

Michelle es arquitecta egresada de la Universidad Francisco Marroquín, tiene un título en Desarrollo Urbano y Planificación de Infraestructura del International Center for Land Policy Studies and Training, R.O.C; un Minor en Entrepreneurship por la Universidad de Tulane y un Máster en Administración de Empresas (MBA) por la UFM.

Actualmente trabaja en la firma de arquitectura y construcción SOMMET, de la que ella es Cofundadora; así como también en HW Global, Investments & Development, empresa dedicada al diseño y asesoría de desarrollo de proyectos inmobiliarios y privados; de la que también es Cofundadora.

En 2012 se involucra con el proyecto San Mateo de Antigua, en la planificación del máster plan, supervisión y construcción del mismo y en el 2016 se dedica al diseño y finalización del área residencial del proyecto.

 

Fotografías: Angelique Hazbun