AZULIK

Una experiencia mística creada con la filosofía ancestral Maya

Buscando hoteles interesantes que presentarles a nuestros lectores durante el viaje de LOOK a Tulum, nos encontramos con AZULIK Resort & Maya Spa, un hotel de lujo completamente orgánico y fusionado con la naturaleza y el paisaje, que se encuentra a la orilla de la playa y fue elegido como la mejor propiedad sustentable y eco-friendly y mejor joya escondida 2016 por Spafinder Wellness 365, Travel Awards Winner 2016.

Definitivamente era la opción que no podía faltar en nuestro viaje. Nos encantó que a diferencia de los demás hoteles, es totalmente orgánico, desde su arquitectura, el lifestyle y wellness que promueven, la comida, absolutamente todo. Cuidan el ambiente y está construido con materiales naturales. Todos los hoteles están hechos con concreto, pero Azulik es diferente y esa era la clase de experiencia que buscábamos.


Es increíble ver que todo es de madera que se dejó con su forma original de ramas, hasta el piso y los pasadizos para llegar a los cuartos. Cuando entras, el lobby es un corredor todo forrado en madera. Todo está elevado, para conservar el medio ambiente y no interrumpir el entorno natural. Cuando caminas, puedes ver los árboles abajo en las grietas que se dejan ver en el piso.
Su filosofía está enfocada en los 4 elementos de la naturaleza: agua, fuego, tierra y viento. Definitivamente, mientras disfrutas de tu estadía, te das cuenta que estos elementos están por todo el hotel. La playa, el mar, las lagunas, el cenote de donde sacan el agua para los jacuzzis que están en los cuartos, la tierra en todo su esplendor, con la naturaleza y los árboles, el viento en la brisa del mar y el fuego en los temazcales para masajes, además de las fogatas. Aunque es eco-friendly, no sacrifica el lujo. La comida es espectacular, las instalaciones son increíbles con una calidad y ojo al detalle impresionante.


Otro elemento súper interesante que nos encantó fue la filosofía Maya que aplican en muchas técnicas, tanto de estadía, limpieza y purificación de tu cuerpo, hasta en el spa y los masajes. Es un plus que tiene el hotel, ya que los turistas y visitantes pueden interactuar con la cultura Maya.

 

MAYAN SPA

Cuando decidimos probar los masajes en el Spa, queríamos encontrar técnicas diferentes y consentirnos de una forma distinta. Primero, al entrar, llenas tu formulario para asegurarse que no tengas ningún problema médico, etc. Luego te pasan al Spa. Este cuenta con dos lugares, uno frente a la playa, donde escuchas las olas, la brisa del mar sobre la piel, es espectacular. Y están los
temazcales, donde están las camas para hacer el masaje, no hay música y el sentido es lograr interiorizar.

Por el clima, decidimos probar el temazcal. Primero tienes que pasar por una piscina de agua que tiene unas piedras, caminas sobre ellas hasta llegar al temazcal. Tienes terapeutas súper preparadas y capacitadas. Inician con una frase Maya para que entres en el mood de lo que está sucediendo y te piden permiso. Luego te explican la importancia de encontrar el balance y estar
feliz, con esto logras una conexión con tu terapeuta para sentirte en confianza y relajarte durante la experiencia.

Utilizan aceites orgánicos, nosotros escogimos de mandarina y ajonjolí. Hay de diferentes olores y vas sintiendo una experiencia completa en donde interactúan todos tus sentidos. Nosotras probamos dos estilos de masajes, el holístico que combina esencias de aromaterapia y técnicas neuro sedantes, lo que te permite relajarte e interactuar con los sentidos; luego el FusionIk que es una técnica de masaje y reflexología donde liberas contracturas, estimulando al cuerpo a encontrar el equilibrio.

En ese mismo Spa está el Yoga Deck, un domo de madera completo que arriba tiene unas estructuras de diseño impresionantes. Allí se siente una energía increíble, y según la filosofía maya, primero te lavas los pies y purificas antes de entrar a lugares sagrados, así que aquí primero realizas este ritual antes de entrar al domo.


La playa definitivamente vale la pena visitar, es tranquila y tienes la opción de estar con ropa o sin ropa. Es un hotel únicamente para adultos que busca que encuentres tu balance y liberes estrés. La playa es privada, respetuosa, linda y tiene un restaurante que abre alas 6 p.m. en donde ponen candelas y faroles para que puedas vivir una experiencia siempre de lujo apreciando la naturaleza. Nosotros comimos ceviche de pulpo y pescado, estaba delicioso, todo a la orilla de la playa.

Allí hay unos petates donde te puedes sentar, así que también logra esa combinación de boho chic, tan característico de Tulum. También cuenta con una boutique espectacular, con una ropa de lujo con un gusto impecable. Allí compramos algunas piezas, la ropa era bella, así que también combina ese lado de moda y combina todo lo necesario para estar cómodo de una forma natural.

Fotografías: Angelique Hazbun y servicios